¿Cómo influye el horario de las comidas en tu estado de salud?

Dentro de nuestro cuerpo tenemos un reloj interno que se ajusta con el ciclo de sueño y vigilia que toma como señales la luz, la oscuridad, los horarios de la comida y los horarios en los que uno se encuentra en actividad. Este reloj interno es conocido como ciclo circadiano y ayuda a regular nuestro estado mental y las características físicas del cuerpo como lo es el peso ya que el cuerpo establece horarios específicos para llevar a cabo cada actividad.

Sin embargo, actualmente por el estilo de vida acelerado que llevamos, en ocasiones dejamos a un lado el horario de nuestras comidas sin saber que este horario puede tener un efecto significativo en la salud y bienestar puesto que puede afectar la calidad del sueño, causar un aumento del peso corporal, provocar fatiga y estrés, así como aumentar la predisposición de enfermedades crónicas no transmisibles como lo es la obesidad y la diabetes. 

Dentro de las recomendaciones para evitar que tu reloj interno tenga alteraciones se encuentra:

  • Un aumento en el número de tiempos de comidas se asocia con una disminución del peso corporal siempre que sean porciones adecuadas. 
  • Intentar realizar las tres comidas principales (desayuno, almuerzo, cena) a la misma hora todos los días para evitar alteraciones en el valor de la azúcar en sangre.
  • Evitar consumir la mayor cantidad de calorías durante la cena ya que evita que el cuerpo pueda recuperarse durante el periodo nocturno y por el contrario la comida más abundante del día debe ser almuerzo.
  • Evitar cenar muy tarde ya que hace que se sienta más inquietud por comer alimentos grasos en mayor cantidad de la requerida lo que genera un aumento del peso corporal. 
  • Procurar no despertarse durante el transcurso de la noche para evitar que se presenten alteraciones en los niveles de azúcar en sangre, niveles de colesterol y triglicéridos. 
  • Evitar mirar el televisor, videojuegos o celulares a altas horas de la noche ya que hace que el cuerpo se confunda con el día y la noche. 
  • Realizar actividad física, la Organización Mundial de la Salud recomienda 150 minutos de actividad física a la semana. 
  •  Realizar actividades que tranquilicen y así evitar un estrés constante que puede ser causante de una mayor prevalencia de enfermedades. 

Siempre recuerda que para llevar una nutrición adecuada la mitad del trabajo la hace la elección de los alimentos y la otra mitad depende del momento del día en que se consumen. 

Si quieres saber cómo puedes comenzar una vida saludable, puedes ingresar a una asesoría nutricional completamente gratis con tu Nutricionista Ideal de lunes a viernes de 8:00 hrs a 16:00 hrs. Solo ingresa a este link: www.aceiteideal.com




Fitoquímicos en la prevención y tratamiento de enfermedades 

Licda. Ximena Guadalupe Velásquez Son- Nutricionista Colegiada 4,548

 

El cáncer continúa siendo un desafío de salud global y la búsqueda de estrategias preventivas y terapéuticas efectivas ha llevado a un interés en los fitoquímicos, compuestos naturales presentes en las plantas, que han mostrado un potencial prometedor en la lucha contra esta enfermedad. En el presente artículo se revisa el papel de los fitoquímicos en la prevención y tratamiento del cáncer. 

 

Los fotoquímicos (flavonoides, polifenoles, carotenoides, entre otros) son compuestos bioactivos presentes en las frutas, verduras, granos enteros (quínoa, avena) legumbres, hierbas y especias, y han traído considerable atención debido a sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antitumorales componentes importantes para cuidar la salud. 

 

Estudios demuestran que los fitoquimicos poseen diversos mecanismos de acción que influyen en el desarrollo, progresión y tratamiento del cáncer; entre los cuales se pueden mencionar: 

 

  • Regulan la aptosis: los fitoquimicos activan la muerte celular programada (limita el crecimiento descontrolado de células cancerosas), 
  • Inhiben la angiogénesis: interfieren en la formación de nuevos vasos sanguíneos, privan a los tumores de nutrientes y oxígeno.
  • Suprimen la inflamación: la capacidad antiinflamatoria de ciertos fitoquímicos puede reducir el entorno proinflamatorio en el que prosperan las células cancerosas. 

 

Por lo tanto, te recomiendo consumir flavonoides, estos compuestos se encuentran presentes en las frutas, verduras, té, se han asociado con la reducción del riesgo de cáncer de mama, próstata y colon. Carotenoides: presentes en vegetales de color naranja y verde oscuro, como zanahorias y espinacas, se han relacionado con la disminución del riesgo de cáncer de pulmón y de piel. Polifenoles: abundantes en frutas, granos enteros y especias, se asocian con la prevención de varios tipos de cáncer, incluidos el de colon y próstata. 

Cortesía: www.biencomer.com.mx

Los fitoquímicos representan una clase de nutrientes que ejercen efectos beneficios para la salud disminuyendo el riesgo del desarrollo de todos los tipos de cáncer, te recomiendo consumir una dieta balanceada y equilibrada para que puedas obtener estos beneficios.

Si quieres saber cómo puedes comenzar una vida saludable, puedes ingresar a una asesoría nutricional completamente gratis con tu Nutricionista Ideal de lunes a viernes de 8:00 hrs a 16:00 hrs. Solo ingresa a este link: www.aceiteideal.com













Contaminación cruzada: ¿Qué es y cómo evitarla?

Licda. Ximena Guadalupe Velásquez Son- Nutricionista Colegiada 4,548

La contaminación cruzada es la causa principal de intoxicación alimentaria, gastroenteritis, reacciones alérgicas severas producidas por organismos infecciosos como bacterias, virus o parásitos y cuando sus toxinas entran en contacto con los alimentos de una persona alérgica o intolerante a estos organismos se produce la intoxicación.

La contaminación cruzada de los alimentos puede producirse en cualquier momento y tipo de alimentos; afecta a los crudos o los ya listos para consumir, como la carne cruda o poco cocinada, pescado o mariscos crudos o pocos cocidos, huevos o alimentos que contengan huevos, rábanos o frijoles, zumos no pasteurizados, quesos blandos o no pasteurizados, carnes procesadas. Está práctica inadecuada puede ocasionar serios riesgos para la salud, especialmente en grupos vulnerables como niños, ancianos y personas con sistemas inmunológicos comprometidos.

Los síntomas más frecuentes por intoxicación alimentaria son: náuseas y/o vómitos, diarrea líquida o con sangre, calambres y dolores abdominales y fiebre. 

La prevención de la contaminación cruzada alimentaria se centra en la implementación de buenas prácticas de higiene. Utiliza utensilios de cocina de silicona (son más fáciles de limpiar), lávate las manos con agua y jabón después de manipular alimentos crudos, separa los alimentos crudos de los ya cocinados así como los utensilios utilizados para su manipulado para evitar que los alimentos crudos que puedan contener microorganismos puedan afectar a los ya cocinados, evita que la temperatura de la refrigeradora sea mayor a 4°C, no descongeles los alimentos a temperatura ambiente.

Si quieres saber cómo puedes comenzar una vida saludable, puedes ingresar a una asesoría nutricional completamente gratis con tu Nutricionista Ideal de lunes a viernes de 8:00 hrs a 16:00 hrs. Solo ingresa a este link: www.aceiteideal.com













El impacto de los alimentos ultraprocesados en la salud

Licda. Ximena Guadalupe Velásquez Son- Nutricionista Colegiada 4,548

Las enfermedades crónicas, no transmisibles (ENT) son la principal causa de muerte y discapacidad en el mundo; se refiere a un grupo de enfermedades que no son causadas por una infección, que dan como resultado consecuencias para la salud a largo plazo y con frecuencia crean una necesidad de tratamiento y cuidados a largo plazo. Estás condiciones incluyen cánceres, enfermedades cardiovasculares, diabetes y enfermedades pulmonares crónicas. 

Seguramente si padeces de alguna enfermedad crónica te has de preguntar sobre la frecuencia recomendada de realizar ejercicio, qué ejercicios serán seguros, a continuación, te brindamos información básica sobre el ejercicio y relación con enfermedades crónicas. Es importante consultar con tú médico antes de iniciar con el ejercicio. 

Un programa completo incluye: 

  • Ejercicio que aumente la frecuencia cardíaca (este ayuda a mejorar la salud del corazón, energía y controla el peso)
  • Ejercicio que fortalezca los músculos (levantar pesas, ayuda a un mejor desarrollo de actividades diarias retardando la pérdida de fuerza relacionada con las enfermedades)
  • Ejercicio que ayude a mantener el buen funcionamiento de las articulaciones. (ejercicios de flexibilidad, como los estiramientos, ayudan a que las articulaciones se muevan y sigan funcionando bien) 
  • Ejercicios de equilibrio, especialmente para adultos mayores y las personas que tienen problemas para moverse (ayudan a prevenir caídas y disminuir las lesiones debidas a ellas, practicar tai chi, caminar hacia atrás y pararse con una sola pierna son ejemplos de ejercicios que pueden mejorar nuestro equilibrio)

A continuación, encontrarás maneras en que el ejercicio puede ayudar con algunas enfermedades:

  • Cáncer: el ejercicio puede mejorar la calidad de vida de las personas que han tenido cáncer, también puede mejorar su estado físico. 
  • Depresión y ansiedad: el ejercicio regular ayuda a mejorar los síntomas de ambas afecciones.
  • Diabetes: el ejercicio regular puede ayudar a reducir los niveles de glucosa en sangre, puede reducir el riesgo de morir de enfermedad cardíaca. (Es importante medirse el nivel de glucosa antes de realizar actividad física)
  • Enfermedad cardíaca: el ejercicio regular mejora la salud de tu corazón.

La Organización Mundial de la Salud, recomienda para adultos sanos realizar al menos 150 minutos de actividad física a la semana, las pautas sugieren distribuir este ejercicio a lo largo de la semana. Realizar actividad física es un componente fundamental de un estilo de vida saludable y activo. Estudios recientes, concluyen que las personas con enfermedades crónicas deben realizar ejercicios para mejorar su calidad de vida. 

Si quieres saber cómo puedes comenzar una vida saludable, puedes ingresar a una asesoría nutricional completamente gratis con tu Nutricionista Ideal de lunes a viernes de 8:00 hrs a 16:00 hrs. Solo ingresa a este link: www.aceiteideal.com

El ejercicio y las enfermedades crónicas

Licda. Ximena Guadalupe Velásquez Son- Nutricionista Colegiada 4,548

Las enfermedades crónicas, no transmisibles (ENT) son la principal causa de muerte y discapacidad en el mundo; se refiere a un grupo de enfermedades que no son causadas por una infección, que dan como resultado consecuencias para la salud a largo plazo y con frecuencia crean una necesidad de tratamiento y cuidados a largo plazo. Estás condiciones incluyen cánceres, enfermedades cardiovasculares, diabetes y enfermedades pulmonares crónicas. 

Seguramente si padeces de alguna enfermedad crónica te has de preguntar sobre la frecuencia recomendada de realizar ejercicio, qué ejercicios serán seguros, a continuación, te brindamos información básica sobre el ejercicio y relación con enfermedades crónicas. Es importante consultar con tú médico antes de iniciar con el ejercicio. 

Un programa completo incluye: 

  • Ejercicio que aumente la frecuencia cardíaca (este ayuda a mejorar la salud del corazón, energía y controla el peso)
  • Ejercicio que fortalezca los músculos (levantar pesas, ayuda a un mejor desarrollo de actividades diarias retardando la pérdida de fuerza relacionada con las enfermedades)
  • Ejercicio que ayude a mantener el buen funcionamiento de las articulaciones. (ejercicios de flexibilidad, como los estiramientos, ayudan a que las articulaciones se muevan y sigan funcionando bien) 
  • Ejercicios de equilibrio, especialmente para adultos mayores y las personas que tienen problemas para moverse (ayudan a prevenir caídas y disminuir las lesiones debidas a ellas, practicar tai chi, caminar hacia atrás y pararse con una sola pierna son ejemplos de ejercicios que pueden mejorar nuestro equilibrio)

A continuación, encontrarás maneras en que el ejercicio puede ayudar con algunas enfermedades:

 

  • Cáncer: el ejercicio puede mejorar la calidad de vida de las personas que han tenido cáncer, también puede mejorar su estado físico. 
  • Depresión y ansiedad: el ejercicio regular ayuda a mejorar los síntomas de ambas afecciones.
  • Diabetes: el ejercicio regular puede ayudar a reducir los niveles de glucosa en sangre, puede reducir el riesgo de morir de enfermedad cardíaca. (Es importante medirse el nivel de glucosa antes de realizar actividad física)
  • Enfermedad cardíaca: el ejercicio regular mejora la salud de tu corazón.

La Organización Mundial de la Salud, recomienda para adultos sanos realizar al menos 150 minutos de actividad física a la semana, las pautas sugieren distribuir este ejercicio a lo largo de la semana. Realizar actividad física es un componente fundamental de un estilo de vida saludable y activo. Estudios recientes, concluyen que las personas con enfermedades crónicas deben realizar ejercicios para mejorar su calidad de vida. 

Si quieres saber cómo puedes comenzar una vida saludable, puedes ingresar a una asesoría nutricional completamente gratis con tu Nutricionista Ideal de lunes a viernes de 8:00 hrs a 16:00 hrs. Solo ingresa a este link: www.aceiteideal.com

La obesidad y sus causas

La obesidad es un desafío de salud pública a nivel global el presente artículo menciona las causas y los factores de riesgo asociados a la obesidad, desde los factores genéticos hasta los determinantes ambientales y el estilo de vida. Al comprender estos factores, podemos abordar mejor la prevención y el manejo de la obesidad en la población.  

La obesidad es una enfermedad compleja que consiste en tener una cantidad excesiva de grasa corporal; la obesidad es un problema médico que aumenta el riesgo de enfermedades crónicas y problemas de salud, como la diabetes, presión arterial alta y diferentes tipos de cáncer.

Existen varias razones por las que algunas personas tienen la dificultad para perder peso, por lo general, la obesidad es el resultado de factores hereditarios, fisiológicos y del entorno combinados con la dieta, la actividad física y la inactividad.

 

 

Aunque existen influencias genéticas, conductuales, metabólicas y hormonales en el peso corporal, la obesidad ocurre cuando se ingieren más calorías de las que nuestro organismo quema con las actividades diarias normales y el ejercicio. El cuerpo almacena ese exceso de calorías en forma de grasa.

La obesidad puede ser el resultado de causas y factores contribuyentes como:

  • Herencia y factores genéticos: la genética juega un papel importante en la eficiencia con que el organismo convierte los alimentos en energía, la forma en que el cuerpo regula el apetito y la forma en que se queman las calorías durante el ejercicio.

  • Dieta no saludable: consumir una dieta alta en calorías como la comida rápida, bebidas altas en calorías y poco consumo de frutas y verduras contribuyen al aumento de peso.

  • Inactividad: la cantidad de horas que pasas en reposo está altamente asociada con el aumento de peso.

  • Edad: a medida que envejecemos los cambios hormonales y un estilo de vida menos activo aumenta el riesgo de padecer obesidad, así como la disminución de masa muscular y el metabolismo se vuelve más lento.

 

 

 

La obesidad es un problema complejo influenciado por factores genéticos, ambientales, de estilo de vida y socioeconómicos. Abordar esta epidemia requiere enfoques multidisciplinarios que incluyan políticas de salud pública, educación nutricional y promoción de la actividad física.

 

 

 

 

Cómo mejorar la salud de mi corazón

El mantener una dieta saludable, controlar tu peso, realizar ejercicio, limitar el consumo de alcohol y realizarse chequeos médicos regulares juegan un papel fundamental en el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca. Las enfermedades cardiovasculares continúan siendo una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo. En el presente artículo, te brindamos recomendaciones para mejorar la salud de tu corazón.

 

El día Mundial del Corazón sirve como un recordatorio anual para adoptar hábitos que promuevan la salud cardíaca es importante mantener una alimentación sana que te aporte vitaminas, minerales y energía necesaria para cuidar tu peso, colesterol y presión arterial.

 

La relación entre la buena alimentación y la salud cardiovascular es crucial en la prevención de enfermedades cardiacas, sin embargo, en la actualidad existen mitos y realidades que son importantes de aclarar, entre los cuales podemos mencionar:

  • Mito 1: “Todas las grasas son malas”, es incorrecto considerar que todas las grasas son dañinas investigaciones recientes demuestran que las grasas saludables como las monoinsaturadas y las poliinsaturadas son beneficiosas para la salud cardiovascular.

 

  • Mito 2: “Los suplementos dietéticos son la clave”, los suplementos no reemplazan la dieta equilibrada. Estudios resaltan que los suplementos deben complementar, no sustituir los nutrientes de la dieta.

 

  • Mito 3: “Es mejor no comer huevos, o al menos las yemas por el colesterol”: la mayor parte del colesterol en el cuerpo es producido por el hígado, no por los alimentos. Investigaciones han revelado que los niveles de colesterol tienen más que ver con la grasa que consumes, es decir, grasas saturadas y trans que con el colesterol.

 

 

La nutrición es esencial para la salud cardiovascular, pero los mitos pueden confundir, es importante basarse en la evidencia científica, como lo indican diversos estudios, para tomar decisiones informadas y beneficiosas para el corazón.

 

 

 

 

Cómo evitar la malnutrición en adultos

La desnutrición en adultos es causada por una ingesta insuficiente de nutrientes esenciales que puede causar enfermedades crónicas, trastornos alimentarios, cambios en el metabolismo debido al envejecimiento o problemas de absorción de nutrientes.

 

La malnutrición, a diferencia de la desnutrición, se da por un consumo excesivo de alimentos altos en azúcares simples, grasas saturadas y grasas trans. Como comida rápida o comida muy procesada. Este consumo excesivo lleva a padecer de sobrepeso y obesidad (malnutrición) provocando en un futuro enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes tipo 2, hipertensión arterial y un aumento de colesterol y triglicéridos en sangre.

 

La malnutrición puede darse más en adultos ya que, en el día a día, se dificulta tener tiempo para preparar alimentos saludables desde casa,  y se opta mayoritariamente por consumir comida rápida.

 

Para evitar la malnutrición y la desnutrición en adultos, se pueden seguir las siguientes pautas:

  • Dieta equilibrada: Consumir una variedad de alimentos saludables que proporcionen los nutrientes necesarios. La dieta debe incluir frutas, verduras, cereales integrales, proteínas magras (como carne, pescado, legumbres y nueces) y productos lácteos bajos en grasa.
  • Controlar las porciones: Mantener un equilibrio adecuado entre la ingesta de calorías y el gasto energético. Evitar porciones excesivas y controlar el consumo de alimentos procesados y altos en grasas saturadas, azúcares añadidos y sodio.
  • Hidratación adecuada: Beber suficiente agua durante todo el día para mantener una hidratación adecuada.
  • Planificación de comidas: Organizar las comidas y los refrigerios de manera adecuada para asegurar una ingesta regular de alimentos nutritivos.
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol: El alcohol en exceso puede afectar negativamente la absorción de nutrientes y contribuir a la malnutrición.
  • Controlar las enfermedades crónicas: Si se tienen enfermedades crónicas que afectan la absorción de nutrientes, es importante trabajar en conjunto con el médico para controlar y tratar adecuadamente esas condiciones.

Recuerda que tener hábitos de alimentación saludable asegurarán tu salud en un futuro y podrás evitar enfermedades no deseadas. Te invito a que sigas navegando por nuestra página web para aprender más temas sobre alimentación y nutrición.

 

El Helicobacter Pylori y su tratamiento

La Helicobacter pylori es una bacteria que ataca el estómago y puede causar úlceras y gastritis crónica. Esta bacteria puede transmitirse por el consumo de agua o alimentos contaminados. Una vez que la bacteria ingresa al cuerpo, se adhiere a la capa protectora del estómago y libera enzimas y toxinas que dañan la mucosa gástrica, lo que puede provocar inflamación crónica.

Dentro de los diferentes tratamientos que se pueden dar para esta bacteria encontramos antibióticos con receta médica (dependiendo el caso) y una alimentación adecuada para el control de la infección y reducción de síntomas asociados. Aunque no existe una dieta específica para la Helicobacter pylori, puedes seguir estas recomendaciones dietéticas:

 

 

  • Evita alimentos irritantes: Como picantes, alimentos ácidos como los cítricos y los tomates, así como bebidas alcohólicas y carbonatadas.

  • Consume alimentos ricos en fibra: La fibra promueve la regularidad intestinal y puede aliviar los síntomas de indigestión y estreñimiento. Come frutas, verduras, legumbres, granos enteros y frutos secos.


  • Evita el consumo excesivo de cafeína: Ya que puede aumentar la producción de ácido en el estómago y empeorar los síntomas de la infección por Helicobacter pylori. Limita tu consumo de café, té, bebidas energéticas y refrescos con cafeína.

 

 

Recuerda que es importante consultar con un profesional de la salud para recibir recomendaciones dietéticas personalizadas y adaptadas a tu situación específica. Cada persona es única y puede requerir enfoques diferentes en el manejo de la Helicobacter pylori.  Te invito a que sigas navegando por nuestra página web para aprender más temas sobre alimentación y nutrición.

 

 

 

 

Cómo evitar la mal nutrición infantil​

Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura) La malnutrición se define como una condición fisiológica anormal causada por un consumo insuficiente, desequilibrado o excesivo de los macronutrientes que aportan energía (carbohidratos, proteínas y grasas) y los micronutrientes (vitaminas y minerales) que son esenciales para el crecimiento y el desarrollo físico y cognitivo.

La malnutrición incluye el sobrepeso y obesidad, así como la desnutrición aguda (relación del peso / talla), la desnutrición global (peso para la edad) y la desnutrición crónica (talla para la edad). En este artículo hablaremos de la malnutrición en la etapa infantil.

Durante la etapa de la infancia es importante que el niño/a reciba todos los nutrientes para un buen crecimiento y desarrollo cognitivo. Un niño puede presentar desnutrición debido a muchos factores como:

  • Mala alimentación
  • Falta de la disponibilidad de alimentos
  • Trastornos alimentarios
  • Dificultad para la absorción de nutrientes debido a una enfermedad

Para evitar este tipo de malnutrición es importante que dentro de la alimentación de los niños no se excluya ningún grupo de alimento, se debe de incorporar siempre (carnes, lácteos, frutas y verduras, cereales, grasas saludables como Aceite Ideal y azúcares naturales en menor cantidad como la miel de abeja).  También, los padres juegan un papel muy importante en esta etapa, ya que son ellos los que preparan sus alimentos por lo que deben de tener la mayor higiene posible tanto personal como de los alimentos, ya que una de las causas principales de la desnutrición es la presencia de enfermedades gastrointestinales como la diarrea, lo que hace que el niño deje de comer y comience a perder los nutrientes necesarios que le ayudan a tener un peso saludable.

Ahora bien, el lado contrario de la desnutrición es el sobrepeso y la obesidad, pero ¿Por qué se da esta situación en niños? Muchas de las razones por las que pueden presentar sobrepeso y obesidad son:

  • Consumo excesivo de alimentos procesados con altos niveles de azúcar, grasas trans y sal.
  • Falta de actividad física.

El sobrepeso y la obesidad pueden prevenirse mejorando sus hábitos de nutrición y salud. No es recomendable que los niños realicen una “dieta o plan nutricional” porque para ellos es difícil apegarse a este método. Lo ideal es que, los padres comiencen a educarlos desde pequeños creando hábitos saludables que puedan mantener a largo plazo. La OMS (Organización Mundial de la salud) nos brinda estas recomendaciones para reducir el riesgo de sobrepeso y obesidad:

  • Promover el consumo de alimentos saludables
  • Promover la actividad física
  • Para niños en edad escolar, promover entornos escolares saludables, alimentos nutritivos y actividad física
  • Control de peso a través de servicios que los ayuden a modificar su tipo de vida.

Quiero hacer énfasis en que, en esta etapa los niños siguen los ejemplos de sus padres, por lo tanto, es sumamente importante que como padres se pueda dar el mejor ejemplo, promoviendo hábitos de alimentación saludables. Se recomienda que en la mayor parte del tiempo puedan incluir a sus hijos en la selección y preparación de los alimentos para que puedan aprender los beneficios de una alimentación saludable y que puedan crear este hábito a largo plazo.

Si quieres saber más sobre cómo incorporar hábitos de alimentación saludable a tus hijos te invito a que consultes con tu Nutricionista Ideal.